Noticias

ivanka

La polémica entre la familia Clinton y Donald Trump volvió este lunes a Internet, más de ocho meses después de las elecciones.

En la mañana, el presidente de Estados Unidos intentó defenderse de las críticas por haber designado a su hija Ivanka para sustituirlo durante un par de reuniones en la cumbre del G20 con un triple ataque en 140 caracteres: a los medios de prensa, a la Clinton y a la hija de esta, Chelsea.

“Si a Chelsea Clinton le hubieran pedido que ocupara el asiento de su madre, mientras su madre entregaba al país, los medios de noticias falsas dirían CHELSEA PARA PRESIDENTA”, increpó el mandatario desde su cuenta de Twitter.

Pocos horas después, la hija de los Clinton se ocupó de responder el ataque de Trump.

En otro tuit aseguró que sus padres jamás le hubieran pedido que liderara conversaciones de ese tipo en una reunión del G20.

Pero no quedó ahí. Contraatacó y preguntó al presidente si, al dejar a Ivanka frente a las conversaciones, se había ido él a entregar a Estados Unidos.

“Espero que no”, concluyó la hija única del matrimonio Clinton.

Trump se justifica

El nuevo ataque de Trump a los Clinton ocurre tras el aluvión de críticas por dejar a Ivanka como suplente en una mesa donde se sentaban, entre otros, el presidente de China, Xi Jinping, la primera ministra de Reino Unido, Teresa May o la canciller de Alemania, Angela Merker.

Generalmente, son los ministros o asesores del presidente y no sus familiares quienes suelen sustituirlo en reuniones de este nivel.

Además de defenderse con un ataque sobre lo que, en su opinión, hubiera pasado si Hillary Clinton fuese la presidenta, Trump también legitimó su decisión con un supuesto apoyo de Angela Merker.

“Cuando salí de la Sala de Conferencias (del G20) para breves reuniones con Japón y otros países le pedí a Ivanka que me sustituyera. Algo común. ¡Angela M está de acuerdo!”, aseguró.