Noticias

ae99f23a54f7493fa4fdb29076b8a50c

Poco después de que el cadáver del sargento David Johnson llegara al aeropuerto en Miami, donde tenía su hogar, el presidente Donald Trump llamó por teléfono a su viuda, que estaba acompañada de la representante demócrata Frederica Wilson, quien aseguró que le dijo: “Sabía para lo que se alistó, pero imagino que aún así duele”.

Wilson explicó que escuchó parte de la llamada con el teléfono en modo altavoz cuando estaba en el vehículo de la familia acompañando a la viuda del militar, Myeshia Johnson, madre de sus dos hijos de 6 y 2 años, y embarazada del tercero.

“Es muy insensible. Es una locura. ¿Por qué tienes que decir eso?”, se preguntó Wilson en declaraciones al Miami Herald. “No dices eso a alguien que ha perdido a un familiar, el padre, el cabeza de familia. Puedes decir ‘siento mucho su pérdida. Es un héroe'”.

La congresista denunció la falta de tacto del presidente en una semana marcada por la polémica que generó Trump después de ser cuestionado por no hacer ningún comentario en dos semanas sobre la emboscada en la que murieron cuatro militares estadounidenses en Níger el pasado 4 de octubre, uno de ellos Johnson, en el ataque más sangriento durante su presidencia.

El cadáver del sargento Johnson, de 25 años, fue identificado 48 horas después de que fuera dado por desaparecido durante el ataque, informó CNN. La congresista Wilson señaló que estaba en tan malas condiciones que el funeral no pudo celebrarse con el ataúd abierto y deseó que Trump no haya hecho comentarios similares en sus llamadas a otras familias.

El presidente salió este miércoles en su propia defensa y acusó a Wilson de mentir. En un mensaje en Twitter, Trump sostuvo que “la congresista demócrata se inventó completamente lo que dije a la mujer de un soldado que murió en servicio (y tengo pruebas). ¡Triste!”.

La Casa Blanca, por su parte, señaló que “las conversaciones del presidente con las familias de los héroes estadounidenses que han hecho el sacrificio final son privadas”, según indicó un funcionario a la cadena CNN.

Politizar a los fallecidos

Trump mencionó por primera vez el ataque 12 días después de que sucediera. “Los llamaré en algún momento, cuando lo crea apropiado, llamaré a los padres y familiares, como lo he hecho tradicionalmente”, dijo en una rueda de prensa este lunes. “Me sentí muy muy mal por eso. Siempre me siento mal”, agregó.

El mandatario trató de desviar la atención ante las críticas poniendo en duda que los presidentes anteriores llamaran a las familias de los militares muertos en combate durante su mandato, lo que indignó a los miembros del equipo de su predecesor Barack Obama, quienes aseguraron que hizo llamadas, escribió cartas a las familias y realizó visitas a los heridos en el Centro Médico Militar Walter Reed.

“Todo lo que puedo hacer es preguntar a mis generales”, dijo sugiriendo que su comentario reflejaba lo que le habían contado los altos mandos militares, “otros presidentes no llamaron, algunos enviaron cartas y algunos no hicieron nada”.

El presidente ahondó más aún en la polémica este martes cuando tratando de zafarse de sus comentarios falsos, hizo referencia a la muerte en combate del hijo del general John Kelly, actual jefe de su gabinete, quien ha mantenido en privado el fallecimiento de su hijo militar en 2010 en Afganistán.

“Creo que he llamado a todas las familias de quienes han muerto”, aseguró el mandatario en una entrevista con Fox News radio. “En cuanto a otros mandatarios, no lo sé. Le pueden preguntar al general Kelly, ¿recibió una llamada de Obama?”.

La referencia de Trump tomó por sorpresa a algunos funcionarios de la Casa Blanca que, según indicaron a The Washington Post, fueron espontáneas y levantaron una nueva oleada de críticas entre quienes consideran que no hay límites en esta administración.

El exjefe del Pentágono, Leon Panetta, consideró que Trump “menosprecia la presidencia cuando usas a John Kelly y su hijo, los dos son unos patriotas, para respaldar tus excusas por lo sucedido”. En declaraciones al diario consideró que “crea una sensación de que no hay un terreno sagrado para este presidente”.