Noticias

ctyp-st-paul-coffee-shop-owner-sexual-assault

Un hombre acusado de agredir sexualmente a una adolescente que trabajaba en su cafetería en St. Paul dijo a la policía que estaba tratando de ayudar a la niña a conocer su cuerpo, según las autoridades.Eduardo Delariva-Larios

Eduardo Delariva-Larios, de 45 años, de Burnsville, fue acusado el jueves de conducta sexual criminal de primer y segundo grado, de acuerdo con la denuncia penal presentada contra él en el Tribunal de Distrito del Condado de Ramsey.

La policía de St. Paul respondió a Coffeetarik en 788 E. Seventh St. después de que una niña de 15 años denunció que había sido agredida sexualmente por el dueño de la tienda, Delariva-Larios.

La tienda está ubicada en el mismo edificio de Dayton’s Bluff como el Centro de Artes Culturales Indigenous Roots y otros inquilinos.

Mary Anne Quiroz, cofundadora y codirectora del centro cultural, dijo que fue contactada sobre la supuesta mala conducta y las autoridades notificadas. Ella dijo que Delariva-Lario tiene una segunda cafetería con el mismo nombre en White Bear Avenue.

La adolescente le dijo a la policía que estaba trabajando con Delariva-Larios en la tienda East Seventh Street el 7 de julio cuando él le preguntó si tenía novio. A partir de ahí, la conversación se volvió sexual, lo que hizo que el adolescente se sintiera incómodo, según sus declaraciones a la policía, según la denuncia.

Poco después, Delariva-Larios siguió a la niña a la trastienda y la agredió sexualmente, según la denuncia.

Cuando todo terminó, Delariva-Larios supuestamente le preguntó a la niña si estaba bien y le dijo que era mejor no contarle a la policía lo que había sucedido porque “un juicio sería un desastre y largo”, dijo el adolescente a los oficiales, el queja dijo.

Delariva-Larios inicialmente negó cualquier mala conducta, pero luego admitió ante los agentes que tuvo relaciones sexuales con el adolescente, según las autoridades.

Dijo que sucedió después de que la niña aceptó su oferta de aprender más sobre su cuerpo y cómo funciona después de una conversación que tuvieron sobre su relación con su novio, dijo la denuncia.

Después, dijo que se disculpó con la niña porque sabía que lo que hizo estaba mal, según documentos legales.

Delariva-Larios fue condenada por solicitar, inducir y promover la prostitución en el condado de Hennepin en 2008.

Quiroz dijo que otros menores que trabajaban para Delariva-Larios también informaron haber cometido una falta sexual.

Con ese fin, el investigador del caso cree que puede tener otras víctimas y está pidiendo a cualquier persona con información que llame a la unidad de delitos sexuales de la policía de St. Paul al 651-266-5685, según Steve Linders, un vocero de la policía de St. Paul.

“Las acciones y los comportamientos de Eduardo son tóxicos para nuestra comunidad y deberían detenerse”, dijo Quiroz. “Esperamos que se haga justicia y este hombre ya no pueda amenazar ni dañar a nadie en nuestra comunidad ni en la de nadie”.

Delariva-Larios hizo su primera aparición ante el tribunal el jueves y permanece bajo custodia. Su fianza se fijó en $ 100,000.
Ningún abogado fue incluido en su lista en los registros judiciales y no pudo ser contactado para hacer comentarios.

Mara H. Gottfried contribuyó a este informe