Noticias

75

La economía de Estados Unidos experimentó un gran impulso en el segundo trimestre del año, hasta alcanzar un crecimiento del 2.6%, según publicó este viernes el Departamento de Comercio.

Ese crecimiento supone más del doble del registrado en el primer trimestre de 2017, que fue del 1,2 %,
El buen dato se debió, en gran parte, por el fuerte gasto de los consumidores.

Pese al buen dato, estas cifras aún no alcanzan a las prometidas por el presidente Donald Trump durante la campaña, quien se comprometió a alcanzar un crecimiento del 4% o mayor.

El dato de este viernes se acerca a las previsiones de los economistas entrevistados por el diario económico TheWall Street Journal, que habían previsto una crecida del 2.7%.

Los especialistas aún estudian si este acelerón es el resultado de un fortalecimiento de la economía estadounidense o simplemente es un comportamiento que se repite generalmente después de un invierno tibio en términos económicos.

Este repunte del PIB estuvo impulsado por la revisión al alza del gasto de los consumidores, que supone dos tercios de la actividad económica y creció un 2.8%, frente al anterior cálculo del 1.1%, según los datos del Departamento de Comercio.

Por su parte, las exportaciones, crecieron menos que en el primer trimestre, el 4.1%, mientras que entre enero y marzo habían aumentado el 7%.

Estados Unidos lleva 11 años consecutivos con crecimientos anuales del PIB inferiores al 3% y en 2016 creció apenas un 1.6 %, el menor ritmo desde 2011.