Noticias

75

Cuando algunos mexicanos e inmigrantes se enteraron de que Pixar -siempre más concentrada en peces, monstruos y robots que en temas multiculturales-, haría una película sobre la emblemática celebración del ‘Día de Muertos’ la indignación fue fácil de detectar, sobre todo cuando se enteraron en 2013 de que la compañía había incluso intentado poner como marca registrada el nombre de su emblemática tradición . ¿Podía una gran corporación estadounidense adentrarse en el complejo entramado estético, sentimental, cultural y tradicional que contiene este día que con tanta belleza se celebra el 1 de noviembre en México?

Muchos tenían serias dudas. Uno de los más críticos ante el anuncio de la realización de ‘Coco’ fue justamente el artista chicano Lalo Alcaraz, un famoso dibujante de cómics que había usado sus caricaturas políticas para hablar sobre la realidad de los latinos inmigrantes en Estados Unidos y quien ante el anuncio había puesto a circular dibujos en donde se podía leer ‘Muerto Mouse’.

“Siempre he dibujado comics sobre la apropiación cultural, y siempre he señalado a Disney y otras grandes compañías de medios de comunicación por ignorar o explotar las culturas minoritarias en EEUU, especialmente la cultura mexicana–latina”, le dijo a Univision el dibujante que en agosto de 2015 recibió una llamada inesperada: Pixar quería que él fuera consultor de la película que tanto había condenado.

Era todo un atrevimiento el ofrecimiento. En 1994, Lalo había creado una serie de dibujos que criticaban la Proposición 187 que por un tiempo prohibió a los indocumentados el acceso a la educación y a la salud pública. Su serie de dibujos llenos de críticas políticas luego fue bautizada y vendida como Migra Mouse’ y en la carátula, por supuesto, un enorme Mickey Mouse era el protagonista. En 2002, continuando con su intención de poner sobre la mesa una conversación que parecía importarle a pocos, Lalo creó ‘La cucaracha’, el primer comic sobre lo latino que fue nacionalmente sindicado y que fue publicado por varios periódicos incluso en Los Angeles Times.

“Entré con los ojos bien abiertos cuando se me acercó Pixar y me pidió ser un asesor cultural de esta película. Después de reunirme con el productor y otro consultor, les hice preguntas difíciles sobre la cinta. Quería estar seguro de que tomarían en serio mis consejos y mis notas. Quería además estar seguro de que no hubiera “brownfacing” en la película. (Es decir, actores caucásicos estadounidenses que pretenden ser personajes latinos). Ellos dijeron que tomarían mi consejo en serio, y lo hicieron, y dijeron que habría un elenco 100% latino, y eso también se cumplió”.

Sí, lejos de lo que podía vaticinarse y a pesar del disgusto de muchos de sus seguidores cuando se anunció su participación en la película de Pixar, Lalo Alcaraz, ese mismo que había escrito y dibujado el libro ‘Latino USA: A Cartoon History’ decidió que si Pixar ya iba a hacer esta película mejor con él y con los otros dos asesores, que sin ellos.

“Quería asegurarme de que esta película se hiciera bien, representara a México y a sus tradiciones con precisión y equidad, y que no se convirtiera en otra caricatura de una gran cultura, como lo han hecho algunas películas de Disney del pasado”.

Antes de meter la pata en una película que por una extraña sincronía (la película se empezó hace 6 años) terminaría siendo lanzada en la era de Donald Trump, los de Pixar hicieron que Lalo Alcaraz y otros dos consultores les ayudaran en la música, en el tratamiento de los temas y en la construcción misma de Miguel, el niño de 12 años que tiene aventuras entre el mundo de los vivos y del más allá.

“No sé si se pueda leer a ‘Coco’ como una declaración política, pero creo que sí necesitamos películas como ‘Coco’ ahora más que nunca. Necesitamos arte que muestre cuán hermosas son otras culturas y cuán similares pueden ser otras personas. La familia es universal, y ‘Coco’ hace un buen trabajo al poner capas de cultura y familia en un hermoso paquete que muestra que no hay “malos hombres y mujeres” en ninguno de los dos lados de la frontera”.

A pesar de la buena prensa que ha tenido la película tras su estreno en México, muchos siguen pensando que esta no será más que otra cinta llena de clichés y etiquetas, pero entre alebrijes, calaveras, Frida Kahlo y voces reconocidas como la de Gael García, solo los mexicanos de este y el otro lado del muro podrán juzgar si valió la pena el paso del crítico Lalo Alcaraz por Pixar.