Noticias

75

Donald Trump decididó este miércoles poner fin abruptamente a dos consejos de asesoría empresarial que había creado en febrero después de que en los últimos tres días se produjera una desbandada de miembros por la respuesta presidencial a la violencia supremacista durante el fin de semana en Charlottesville, Virginia.

Desde el lunes, ocho representantes decidieron salirse del equipo creado por la Casa Blanca para asesorar al presidente de la llamada Iniciativa para Crear Empleo en la Industria Manufacturera. Los últimos, este miércoles, fueron Inge Thulin, CEO de 3M Company, y Denise Morrison, CEO de Campbell Soup. Con su salida, el Consejo Manufacturero había perdido un tercio de los miembros en tres días.

“Antes de poner presión en los empresarios del Consejo Manufacturero y el Foro de Estrategia y Políticas, elimino ambos. Muchas gracias a todos”, dijo Trump en un mensaje de Twitter.

Éxodo programado

La cancelación de los consejos habría sido tomada por el presidente después de una conferencia telefónica en el seno del Foro de Estrategia y Políticas organizada por Stephen A. Schwarzman, presidente de Blackstone Group y consejero cercano a Trump, según publicó el diario The New York Time.

Tras una discusión entre una docena de ejecutivos de las principales empresas del país, tomaron una decisión: salir de manera conjunta del consejo. Una llamada similar se iba a realizar en el otro consejo económico esta tarde, pero el presidente se adelantó con su decisión.

La decisión de Thulin y Morrison llegó después de que Richard Trumka, el presidente del grupo sindical más grande de Estados Unidos, renunciara en la tarde del martes a la Iniciativa de Trabajos Manufactureros de la Casa Blanca, denunciando las respuestas apologistas de Trump al incidente en el que un supremacista blanco atropelló mortalmente a Heather Heyer, una quien se manifestaba contra los grupos de extrema derecha reunidos en Charlettosville.

En una conferencia de prensa este martes, Trump volvió a su discurso apologista cuando, en su primera reacción a lo sucedido en Charlottesville, afirmó que la violencia provino de “muchos grupos”.

Asimismo, sostuvo que el general confederado Robert E. Lee -quien estuvo al frente del ejército de la Confederación de Estados que quería separarse de EEUU y cuya estatua fue defendida por los grupos racistas y supremacistas en Charlottesville- con George Washington, primer presidente del país

“Esta semana es Robert E. Lee. La próxima semana es Stonewall Jackson (otro general confederado). Me pregunto si la próxima será George Washington”, afirmó el presidente.

Frente a las palabras del presidente, Denis Morrison explicó en un comunicado que “el racismo y el asesinato son sin duda reprochables y no son moralmente equivalentes a nada de lo que pasó en Charlottesville”. Además, sostuvo que “el presidente debería haber sido -y aún necesita hacerlo- sin ambigüedad en ese punto”.

La renuncia de los últimos días de ocho representantes se ha sumado a una constante baja de empresarios en los últimos meses. Elon Musk, por ejemplo, decidió abandonar el consejo el pasado mes de juniocomo respuesta a la decisión de Trump de retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París.

Las críticas de Trump

El martes, el presidente quitó importancia a la continua salida de empresarios de sus comités y, públicamente, los criticó. “No están tomando su trabajo seriamente en lo que concierne a este país. Y queremos empleos, y fabricación en este país. Si mira a algunas de esas personas de las que usted está hablando, están fuera del país y están teniendo muchos de sus productos fabricados afuera”, dijo el mandatario.

“Ahora, tengo que decirles algunas de las personas que se irán, están yéndose con vergüenza porque hacen sus productos afuera”, continuó Trump. El presidente, aprovechó para afirmar que desea “que la manufactura vuelva a Estados Unidos para que los trabajadores estadounidenses puedan beneficiarse”.

Igualmente, Trump afirmó en un mensaje de Twitter que “por cada CEO que se marcha del Consejo Manufacturero tengo un montón para que lo reemplace”.

No era la primera vez que, tras la renuncia de un empresario a los consejos, decide atacarlo públicamente. Uno de los casos más notables es el de Ken Frazier, director afroamericano de la compañía farmacéutica Merck. Tan solo 54 minutos después de anunciar su decisión el lunes , Trump criticó sosteniendo que “ahora tendrá más tiempo para bajar los precios abusivos de las medicinas”.